Sinaloa

Agua verdosa, hedionda, turbia e insuficiente toman los sinaloenses

new.author
Por Griselda Angulo 05 Octubre 2021

En Ahome, el agua de la llave sale verdosa, hedionda a yerbas, y en ocasiones turbia, en El Fuerte, cuando hay liquido en las tuberías y no es tandeada, sale chocolatosa; en Guasave y Mazatlán, el sabor está cargado a metales y es también con volumen insuficiente, en Badiraguato Choix, Mocorito, Escuinapa y otros municipios, ya se acostumbraron a la escasez en tiempo de estiaje.

Hasta ahora, todos los gerentes de las paramunicipales culpan a los clientes de los problemas porque que afirman no pagan el servicio.

Hernán Medina, gerente de la Junta de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Ahome (Japama) afirma que por las deudas, la cartera vencida es de casi 200 millones de pesos, mientras que Javier Soliz de El Fuerte acusa que los abonados no pagan la cuota fija y lo acumulada es de unos 80 millones de pesos.

Ambos aseguraron que por esa falta de ingresos, el servicio no se ha podido regularizar.

En el resto de paramunicipales, la explicación es la misma.

Del mal sabor, los gerentes afirman que es porque los canales quedaron sin agua y la que se suministra como líquido crudo está estancada, de ahí el color y el aroma. Sin embargo, el agua es potable.

Esa percepción la pusieron en tela de duda la asociación Vigilantes Ciudadanos a través de su presidente, Guillermo Padilla Montiel, que denunció que el color y aroma provocan desconfianza entre los usuarios porque esa calidad demerita lo que históricamente se ha suministrado a la población, agua transparente, incolora e insabora.

Enrique Alfonso Ferrer Mac Gregor Gil, jefe del departamento de Evidencia y Manejo de Riesgos de la Comisión Estatal de Prevención de Riesgos de Sinaloa (Coepris) confirmó que la calidad del agua en algunos municipios no se ha logrado ceririficiar porque las paramunicipales no han presentado el resultado de las 40 pruebas que están obligados a realizar al agua destinada para consumo humano.

“No sólo es de cloración, sino de materia fecal, acidez, metales pesados y otros pruebas” que deben de estar dentro de una norma sanitaria, dijo.