Internacional

¡Atención papás! ¿Cómo saber si mi hijo tiene Autismo?

new.author
Por Griselda Angulo 02 Abril 2021

Hoy, 2 de Abril, se conmemora el día mundial de concienciación sobre el autismo, y estas son algunas de las "red flags" que podrían significar es momento de acudir con un especialista


Hoy, 2 de Abril, se conmemora el día mundial de concienciación sobre el autismo, cuyo nombre oficial es “trastorno del espectro autista”, esta es una afección cerebral que afecta la manera en que una persona percibe el mundo, así como los sonidos que hay en él, los niños y las personas con autismo tienen, por ello, problemas para socializar, además de presentar conductas y acciones repetitivas. 


Este trastorno comprende afecciones como el síndrome de Asperger, el trastorno desintegrativo infantil y una forma no especificada de trastorno generalizado del desarrollo.


Cabe señalar que esta afección comienza y se puede detectar desde la infancia, en algunos ocasiones es evidente incluso desde el año de edad, aunque existen casos que tardan en presentar síntomas entre los 18 y los 24 meses.


Es importante prestar atención a la infancia temprana de tus hijos, pues algunos de los síntomas presentados por este trastorno pueden ser pasados por alto, como menor contacto visual o que no responda a ser llamado por su nombre, también puede ocurrir que durante los primeros meses el infante se desarrolle con “normalidad” y sin embargo luego (generalmente antes de los dos años) comience a mostrarse reservado y retrase su aprendizaje o capacidades de lenguaje.


La detección temprana del trastorno autista es crucial para el futuro de quien lo padece, pues, aunque no tiene cura, un tratamiento intensivo y a tiempo puede representar una diferencia muy grande en las capacidades para lidiar con esta condición.

Estos son tan sólo algunos de las “banderas rojas” que podrían significar que es momento de acudir a un especialista en busca de un diagnóstico profesional:


  • No responde a su nombre o parece no escuchar.

  • No le gustan los abrazos y las caricias

  • Prefiere jugar solo y como “en su propio mundo”

  • No mantiene contacto visual

  • carece de expresión facial

  • Tarda más de lo esperado en desarrollar su lenguaje o repentinamente retrocede en el mismo

  • Habla con tono o ritmo anormal, tal vez con voz “robótica”

  • No expresa sentimientos y parece no entender los de los demás.

  • No sonríe de vuelta ni expresa felicidad antes de los 6 meses

  • No imita sonidos o expresiones faciales antes de los 9 meses

  • No balbucea antes de los 12 meses


Con información de Mayo Clinic