Política

Cercanos a Palacio, Pavlovich, Corral y Astudillo se disputan el consulado de Barcelona

new.author
Por La Gaceta.me 14 Diciembre 2021

Anuncios inminentes. Competencia previa desde Estambul. La ex gobernadora de Sonora ya rechazó embajada en Bogotá.

Esta semana el Gobierno anunciará nuevas incorporaciones de ex gobernadores opositores a la 4T bajo la modalidad de embajadores. Según pudo conocer LPO, el consulado mexicano de Barcelona se está convirtiendo en terreno de batalla entre figuras como el ex gobernador panista de Chihuahua, Javier Corral, la ex gobernadora priista de Sonora, Claudia Pavlovich y el ex gobernador de Guerrero Héctor Astudillo, también tricolor.

La pasión por las instalaciones de Paseo de la Bonanova, una de las colonias más coquetas de la capital catalana, no es nueva. Tiempo atrás quien intentó desembarcar allí fue la actual cónsul en Estambul, Isabel Arvide, quien llegó patrocinada por la Sedena.  Arvide ha intentado en múltiples ocasiones pasar de Turquía a España debido a que vive en constante conflicto con el personal consular. Los empleados la acusan en redes sociales de ser maltratados por ella mientras que la cónsul revira que le roban la comida de su heladera privada.

De los tres disputantes Pavlovich pareciera tener mayor handicap, no solo por su relación con la 4T sino porque es muy cercana a Quirino Ordaz, ex gobernador de Sinaloa y próximo embajador en Madrid. De hecho, por esa cercanía Pavlovich habría rechazado ya un primer ofrecimiento que era ser embajadora en Colombia.

El posible envío de Corral obedece a otras motivaciones. En Palacio Nacional dan por descontado que si el Gobierno no cobija al ex gobernador esté será detenido tarde o temprano por la gobernadora Maru Campus. ambos políticos arrastran una guerra enconada. Corral a su vez tiene buena llegada al círculo del canciller Marcelo Ebrard, lo cual lo posiciona para el encargo.

Astudillo, por su parte, tiene un nivel de pretensiones muy elevado y en una primera instancia requirió una embajada top en Europa. La respuesta fue que lo más que había disponible era algún consulado y así la vacante de Barcelona apareció entre sus objetivos.

Esta modalidad de enviar políticos opositores de embajadores es un problema para Ebrard al interior de la cancillería. Hace tres años que la SRE no concursa los ascensos del personal diplomático de carrera y esto genera malestar con Ebrard que prioriza la táctica política del Gobierno a los ansiados ascensos.