México

Cristóbal Castañeda en SSPE, apuesta de RRM

new.author
Por Humberto González 16 Septiembre 2021

Culiacán, Sinaloa, 16 de septiembre del 2021.- Cristóbal Castañeda Camarillo, secretario de Seguridad Pública del Estado de Sinaloa, es el prospecto de Rubén Rocha Moya a repetir en el cargo, a fin de mantener la coordinación operativa interinstitucional, pero cuyos resultados en el cierre del ejercicio de Quirino Ordaz Coppel muestras un descenso en la efectividad.

Según el equipo cercano del gobernador electo, Rubén Rocha Moya, Castañeda Camarillo es recomendado del secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, como antes lo fue de Salvador Cienfugos Zepeda, actualmente encausado en Estados Unidos por su supuesta vinculación con Joaquín Guzmán Loera, el “Chapo Guzmán”, capo del Cartel de Sinaloa.

El Cartel de Sinaloa habría sometido por las armas a operadores políticos de oposición al actual gobernador electo, Rubén Rocha Moya, facilitándole el triunfo, denunciaron entonces los líderes hostigados.

Los números de efectividad de Castañeda Camarillo al frente de la Secretaria de Seguridad Pública del Estado presentados en el quinto y último informe de gobierno acusan una disminución de más del 50 por ciento de efectividad en 17 rubros medidos contra el 2020.

Por citar algunos casos, en la aplicación el bando disminuyó le eficiencia en 23 mil 898 personas a ser infraccionados 14 mil 913 en e l 2021 contra 38 mil 811 del 2020; en detenidos por delitos la reducción fue de 477 casos pues el año anterior sometió a 848 personas contra 371 del periodo en curso: en vehículos asegurados la diferencia es de 274 unidades pues hoy acumula 574 contra mil 263 del año anterior, mientras que en civiles apresados por delitos la caída es de 583 casos por saldos de 833 en el 2020 contra 300 del 2021.

La propuesta de sostener al teniente coronel en la seguridad estatal rompe con la petición de la Alianza Mexicana de Abogados que busca mandos civiles en seguridad pública.

Castañeda Camarillo llegó a Sinaloa en el 2017, tras la renuncia del militar, Fermín Hernández Montealegre, y permaneció en el cargo aún con el asesinato de su hombre de confianza, Joel Ernesto Soto, teniente coronel, abatido el 24 de mayo después de varios atentados y tras atrapar a varias células de pistoleros y destruir laboratorios de drogas sintéticas.