Policiaca

La pandemia de la inseguridad en México

new.author
Por Carlos Sanchez 14 Enero 2022

Los abominables índices de violencia que afectan a Zacatecas, un ejemplo de los cuales fueron los diez cuerpos abandonados en una camioneta frente a la gobernación del estado, son resultado de una campaña emprendida por grandes organizaciones criminales, pero esos actos pronto podrían replicarse en cualquier lugar del país.

El 6 de enero, un hombre fue sorprendido cuando se alejaba corriendo de un Mazda gris estacionado de manera descuidada en las afueras de la gobernación, junto a un enorme árbol de navidad en Zacatecas, capital del estado del mismo nombre en el norte de México. Al registrar el interior del vehículo, las autoridades hallaron diez cadáveres.


Según notas de la prensa mexicana que citan fuentes de la Fiscalía General de Zacatecas, el sospechoso capturado tiene nexos con el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG), agrupación considerada como una de las mayores amenazas criminales de México.


El gobernador de Zacatecas David Monreal afirmó mediante un comunicado divulgado en redes sociales que este acto fue una represalia por la Operación Zacatecas 2, un importante plan de seguridad en el que se han desplegado miles de policías y soldados en el estado desde finales de 2021. La medida se consideró prioridad nacional luego de que el estado registrara un incremento de 52,2 por ciento en los homicidios entre noviembre de 2020 y el mismo mes de 2021.


El operativo se anunció una semana después del hallazgo de diez cuerpos con signos de tortura colgados de un puente en la ciudad de Cuauhtémoc, al sur del estado.


Según Monreal, la Operación Zacatecas 2 ya ha mostrado resultados en la reducción de delitos violentos. Eso es difícil de demostrar, pues las manifestaciones de violencia extrema se han mantenido.


El 24 de diciembre, por ejemplo, se descubrieron once cuerpos en dos lugares distintos de la ciudad de Fresnillo, en el centro del estado. Luego del macabro hallazgo del 6 enero, al día siguiente se encontraron al menos seis cuerpos más en la capital del estado.


En los últimos años, Zacatecas se ha convertido en territorio altamente disputado, ya que las organizaciones criminales han establecido laboratorios para la elaboración de fentanilo en el estado y se enfrentan por el control de corredores de narcotráfico hacia la frontera con Estados Unidos.


Aunque el CJNG y su rival, el Cartel de Sinaloa, son los grupos con mayor fuerza en el estado, también tienen presencia el Cartel del Golfo (CDG) y dos escisiones de Los Zetas –los Zetas Vieja Escuela y Los Talibanes– según afirmó en febrero de 2020 el entonces secretario de seguridad pública de Zacatecas.


La situación se está convirtiendo en una persecución de nunca acabar. Con cada nueva incursión del CJNG en un nuevo territorio, se repite la carnicería.


En 2019, fue el estado de Guanajuato, en el centro del país, donde se disparó la tasa de homicidios por cuenta de la disputa entre el CJNG y el Cartel de Santa Rosa de Lima por el control del hurto de petróleo. Se acribillaron novias en plena ceremonia, se dejaron restos humanos en puentes, e incluso se torturaron y asesinaron perros.


En 2021 fue otro estado y otra economía criminal: Zacatecas y el fentanilo. Según Ismael Camberos Hernández, exsecretario de seguridad pública, el estado es un lugar ideal para que los criminales busquen tomar el control. En entrevista con El Universal, explicó que en 2019, el Cartel del Sinaloa reforzó su presencia en gran parte del estado, para controlar los corredores de droga en dirección norte y los laboratorios de producción de fentanilo en el centro y el sur


Pero en abril de 2020, el CJNG invadió con toda su fuerza. El 12 de abril, aparecieron narcomantas en 17 municipios en forma simultánea, todas las cuales afirmaban que “A partir de hoy, el estado de Zacatecas es representado por el CJNG”.


Desde entonces, el número de homicidios, que llevaba varios años creciendo gradualmente, ha explotado. Al igual que los actos de violencia extrema.


Zacatecas se ha convertido en la nueva víctima de la macabra guerra que libra el CJNG contra el Cartel de Sinaloa por la producción de drogas sintéticas. Antes de eso, el CJNG combatía al CSRL por el control de huachicoleo en Guanajuato. A los Carteles Unidos para exprimir a los productores de aguacate en Michoacán. Y otra vez al Cartel de Sinaloa para extorsionar al sector turístico en Quintana Roo. Y al Cartel del Noreste para asegurar los pasos fronterizos a Estados Unidos en Tamaulipas.


¿Dónde seguirán?


Fuente: El Regio