Policiaca

Presunto asesino de los sacerdotes jesuitas en Chihuahua, pidió perdón y se confesó

new.author
Por Teté Velderrain 22 Junio 2022

José Noriel Portillo alias “el chueco” pidió perdón a otro sacerdote tras el crimen de asesinato

El sacerdote jesuita Javier “El pato” Ávila, reveló en una entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva, que José N, presunto asesino de los sacerdotes jesuitas en Chihuahua, le pidió perdón a otro sacerdote por el delito de homicidio y por llevarse sus cuerpos.

 

El lunes 20 de junio, hubo un homicidio de un guía te turistas, llamado Pedro Eliodoro “P”, sería “El Chueco” criminal conocido por las autoridades desde hace más de 10 años, quien le habría disparado.

 

Al percatarse los misioneros jesuitas, el padre Javier Campos Morales de que había un hombre herido afuera de su parroquia, fue a brindarle ayuda espiritual, pero también le tocó un balazo.

 

Posteriormente se atravesó el sacerdote Joaquín César Mora Salazar, gritándole al criminal: ¡Para! ¿Qué te pasa?, esas serían sus últimas palabras, pues el delincuente también lo mató.

 

Con el único que el presunto culpable se detuvo, fue con el sacerdote Jesús Reyes, con quien platicó más de una hora, el criminal estaba desconcertado, según dijo el sacerdote, le pidió perdón por el crimen cometido y hasta se confesó.

 

El padre Reyes habría negociado con el criminal para que dejara sus cuerpos en la parroquia, más llegaron unos hombres armados y se los llevaron en camionetas después de la charla que tuvo con el presunto asesino.

 

Supuestamente, los dos sacerdotes que fueron asesinados este lunes 20 de julio, conocían muy bien al líder criminal desde que era un niño, pues nació ahí, en Cerocahui, en la Sierra de Chihuahua.

 

La gente de la comunidad, dice que eran 2 sacerdotes muy pacíficos y muy queridos por la todos, además con un gran espíritu de servicio y cercanos a los habitantes del pueblo.

Más lamentan los mismos jesuitas, que los habitantes de Cerocahui no quieran trabajar en conjunto con las autoridades por temor a represalias por parte del crimen organizado.