Opinion

Carta para la titular de la Sepyc en Sinaloa...

new.author
Por Benjamín Bojórquez Olea 30 Septiembre 2022

Sobre el camino

Hoy la prioridad en la Sepyc en Sinaloa es conseguirle votos, simpatías y patrocinadores a su titular. Efectivamente, Graciela Domínguez Nava, se le ve más preocupada por el 2024 que por la coordinación interna y problemas que enfrenta el sector educativo, peor aún, continúa comentando con un auténtico cinismo que su primo hermano ISIFE avanza muy lento en los trabajos y que no han permitido avanzar significativamente en las peticiones de los docentes y padres de familia, cuando sabe perfectamente que los obstáculos lo propician sus colaboradores, de nombre, Ing. José Cipriano Serrano, actual director de Infraestructura Educativa de Sepyc.   

 

Por ahí reza el presagio político, que la figura pública que se adelanta a un proceso electoral regularmente se le suele arrancar la cabeza mucho antes de tiempo, por lo que le aconsejo a la titular de la Sepyc en Sinaloa que se enfoque en el cargo que hoy ostenta. Vamos por partes, ya que considero que nos quedamos cortos. 

 

En Sinaloa se ha vuelto de grave a muy grave lo que está sucediendo en el sistema educativo sinaloense y no me refiero solo a la SEP y todo lo que representa, sino también a las instituciones privadas. Cada vez nos enteramos de mas casos de violaciones a los derechos humanos, ya sea cometido por una docente contra sus alumnos, por un conserje acosando a una niña, las lesiones físicas o violencia psicológica cometidas entre las infancias o por adultos, agresiones también de infancias contra adultos, el suicidio de las infancias derivado del bullying y muchos hechos que están sucediendo cada vez más seguido o por lo menos se están haciendo más visibles en las redes sociales, pues se gravan videos de peleas, de agresiones, de abusos, acaso se han incrementado las agresiones o gracias a la tecnología, la violencia institucional simplemente se a visibilizado. Además, del vandalismo en las escuelas en relación a la falta de infraestructura. Entonces, ¿acaso será mejor estar pensando en un proceso electoral, que en realidad enfocarse en tantos problemas que enfrenta el sector educativo? Le dejo esta pregunta a la titular mencionada. 

 

Sería cruel solamente enfocarme en la titular de la Sepyc en Sinaloa, también las instituciones jurisdiccionales que envuelven al sector educativo, deben diversificarse y generar esa sinergia operativa y no todo dejárselo a las oficinas centrales de la Sepyc. Pues en días más adelante comentaremos a lo que me refiero. 

 

Pero no solo son los sujetos objeto del sistema educativo, quienes se han descompuesto, sino en sí el sistema educativo ya de por sí, sumamente contaminado se contamina cada día más, pues nos enteramos de jugosas y muy bien pagadas plazas chuecas del pasado y del presente que se siguen tolerando o se pretenden quitar a los anteriores beneficiarios para dárselas a los nuevos, o se oculta toda la corrupción cometida en el interior de la Sepyc, quienes supervisan a las escuelas privadas y públicas de todos los niveles, la utilización de recursos públicos para el beneficio privado de personas públicas, a los organismos públicos descentralizados o instituciones privadas por ser las o los titulares protegidos de uno u otro alto funcionario del Estado que casualmente en sus historiales han sido fieles operadores de la corrupción neoliberal y que hoy son hasta celadores de la institucionalidad de Morena en Sinaloa. 

 

La verdad, no es para menos, el berrinche del ejecutivo local para su subordinada y titular de la Sepyc, pues hay muchos temas que deben darle celeridad y prioridad, no se están enfocando para que la secretaría de (Educación Pública y Cultura) fluya de forma coordinada y adecuada. En pocas palabras, no existe diálogo y la cerrazón de la titular de la Sepyc continúa de la misma manera, peor aún, como lo comenté el pasado miércoles, se buscan culpables. 

 

Un gobierno busca hacer historia y, Rubén Rocha Moya, lo único que le interesa es que las cosas funcionen para bien de los sinaloenses, pero si un subordinado de primer o segundo nivel por más que se considere de la cuadra a la que representa no obedece y no da el ancho será removido de su cargo, donde nos comentan, que varios funcionarios están bailando la cuerda floja. 

 

GOTITAS DE AGUA: 

 

Hoy el servicio educativo estatal en Sinaloa se ve extraviado, distraído, desorientado, paralizado, ausente provocando que los viejos vicios de la corrupción, complicidad, burocracia se estén acelerando al interior de las instituciones educativas, amenazando que nuestro sistema educativo estatal esté en riesgo de colapsar, pues hoy la prioridad en la SEP es conseguirle votos, simpatías y patrocinadores a su titular y no son las acciones de prevención de la violencia, de infraestructura, de construcción de ciudadanía empática. Hoy la SEP en Sinaloa se ha olvidado de la regeneración de nuestro estado de reconstruir el tejido social destruido por el neoliberalismo rapaz, que durante varios años utilizó al sistema educativo como herramienta para aleccionar a una sociedad individualista, codiciosa y egoísta necesaria para detonar la explotación humana dentro de este sistema capitalista consumista.  

 

Hoy en Sinaloa tenemos que hacer una pausa en el sistema educativo, tanto autoridades, docentes, alumnos, padres de familia y sociedad en general para repensar qué es lo que estamos haciendo mal, pues muchas cosas malas están pasando en Sinaloa que están vinculadas al sistema educativo estatal, desde la relación que se tiene la patronal y los trabajadores de la educación, la relación que existe entre las figuras sindicales y sus trabajadores; qué y cuáles son las políticas públicas, políticas de Estado y acciones públicas que la SEP y sus demás órganos han decidido implementar, cuáles son los diagnósticos con indicadores que tenemos relacionados al sistema educativo en Sinaloa y si los resultados han sido los óptimos o vamos caminando en la ruta de mejorar; o tal vez los resultados no son los esperados y se necesita redefinir la estrategia y líneas de acción, que la soberbia, la egolatría o la ignorancia no le ganen a las ganas de servir a Sinaloa y a las personas que viven en la entidad. "Si cierran la puerta, apaguen la luz". Nos vemos el lunes, si las condiciones de salud personal nos lo permiten"...

Otras opiniones del autor

Este espacio es para ti. ¡Anuncíate con nosotros!